Blogia
ORIENTACIÓN PROFESIONAL EN CÓRDOBA

GÉNERO Y MERCADO LABORAL

GÉNERO Y MERCADO LABORAL

 No me gustaría comenzar el año haciendo diferencias, pero ellas quedan patentes en todos los ámbitos de la vida.  Hacemos diferencias entre ricos y pobres, niños y jóvenes, personas con formación y las que no la tiene, todo está marcado por diferencias y esas diferencias llevan parejas en muchos casos  discriminaciones.      

Cuando desde nuestro trabajo tenemos que realizar  análisis, informes, introducir datos también abordamos las diferencias, y una de ellas es la atención a hombres y a mujeres, no solo como personas pertenecientes a diferente sexo, sino como personas con diferencia de género “rol sexual”. El sexo es algo biológico, el rol de género está definido socialmente. Por tanto, esos significados variarán de acuerdo con la cultura, la comunidad, la familia y las relaciones, y con cada generación y en el curso del tiempo. Las tareas asignadas históricamente a mujeres y hombres no tienen su origen en la naturaleza, ni en el sexo, sino a la sociedad.

Las sociedades se han construido a partir de esas diferencias convirtiéndolas en desigualdades sociales, económicas  y políticas. Aparecen los “estereotipos de género”, que son el conjunto de creencias existentes sobre las características que se consideran apropiadas para hombres y para mujeres. Y éstos estereotipos a su vez crean los roles , es decir, es la forma en la que se comportan y realizan su vida cotidiana hombres y mujeres según lo que se considera apropiado para cada uno. es.wikipedia.org/wiki/Género.

Estas diferencias quedan patentes en diferentes ámbitos de la vida cotidiana:

Educación aunque se van acortando las diferencias entre hombres y mujeres en el acceso a la universidad, y a los estudios, pero las mujeres siguen  constituyendo el 70% de la población analfabeta y  el 57% sin estudios. El número de mujeres en carreras de carácter técnico es inferior.

Sanidad: esperanza de vida entre las mujeres ha sido mayor hasta ahora. Las mujeres realizan menos ejercicio físico.

Empleo: aumenta el número  de Población Activa de mujeres, pero el desempleo es mayor entre las mujeres,  la actividad laboral se centra en el sector servicios y son receptoras de salarios más bajos.

Vida Familiar: más tiempo al trabajo doméstico y menos al trabajo remunerado,  al ocio y al tiempo libre. Las mujeres se enfrentan a dobles jornadas, el número de familias monoparentales con hijos aumentan y en edades que van entre los 35-45 años.         Podemos seguir numerando situaciones que afirman esa diferencia (violencia doméstica, exclusión social, representatividad en la vida política…)        

Para realizar nuestro trabajo de orientadores/as, los aspectos quizás que más nos interesa es la situación de la mujer dentro del “Mercado Laboral”, definido como: AMBITO EN EL QUE SE PRODUCE LA INTERRELACIÓN ENTRE LA OFERTA Y LA DEMANDA DE EMPLEO O EL PUNTO DE ENCUENTRO ENTRE LA OFERTA Y LA DEMANDA DEL MISMO. Las estadísticas y el análisis de la realidad de hombres y mujeres en el empleo muestran que aún siguen dándose bastantes situaciones de desigualdad, aunque esta se muestra cada vez mas sutil e indirecta, podemos  afirmar que:

·         La tasa de Actividad y Ocupación son menores entre las mujeres , y se padece tasas de paro superiores con periodos más amplios en el desempleo.

·         Escasa diversificación profesional

·         Segregación ocupacional (desempeñando puestos de trabajo cuyas funciones guardan relación con el ámbito doméstico (tareas educativas, sanitarias y ocupando las categorías profesionales más bajas).

·         Discriminación salarial. Discriminación salarial es mayor cuanto más alta es la categoría profesional (No administración pública)

·         Menor disponibilidad de las mujeres para incorporarse al trabajo remunerado y promocionarse en él.

·         Doble jornada          

Muchas mujeres tienen la voluntad de incorporarse al mercado laboral, pero del conjunto de ofertas de trabajo, solo una pequeña parte es cubierta por mujeres. Normalizar la situación laboral de las mujeres, supone no sólo que las mujeres conozcan los requerimientos profesionales del empleo, sino, sobre todo, que puedan contar con la disponibilidad suficiente para hallarse en condiciones adecuadas para ser contratadas. Por tanto la mujer no sólo necesita formación para dar respuesta a las necesidades de los empleadores, sino también tiempo y disposición real para trabajar, por lo que hay que abordar cuestiones tales como:  

  • Reparto del trabajo en el ámbito familiar
  • Corresponsabilidad familiar en el cuidado de los hijos
  • La no discriminación de las jóvenes en las diversas opciones formativas
  • La promoción de una cultura empresarial femenina
  • Cambio de cultura del trabajo tradicional
  • Igualdad de oportunidades en el  acceso a puestos de responsabilidad
  • Flexibilidad de horarios.

          Existen factores que favorecen la Incorporación Femenina:

          ·        Baja natalidad,

             ·        Aumento de la edad de escolarización,

           ·        Tecnificación del hogar,

           ·        El valor social del trabajo remunerado         

El abordar desde los Servicios de Orientación “Andalucía Orienta” estas especificidades llevará a una mejor calidad en los Servicios,  a  introducir de manera transversal la perspectiva de género, a aumentar la conciencia de los ORIENTADORES/AS y porqué no decirlo, será un elemento de atracción para otras mujeres. 

Ana Arboledas Bellón. Forja xxi córdoba “Andalucía Orienta”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres